miércoles, 31 de mayo de 2017

"Adiós a todos"



Más rato me operan. 

Me he portado mal, muy mal, ya que fantaseo en que haciéndolo, me iré lejos muy lejos y dejaré este lugar culiao para siempre. 

Si resulta, no sabrán más de mí. Si no, aquí estaré nuevamente viviendo a la fuerza, sin ganas, sin desearlo. 

Si me voy, sepan que amé, odié y viví bastante a mi gusto. Digamos, un 80%. 

Pediré perdón a la gente que hice daño y me iré con rencor con la gente culiá que me cagó la vida. 

No me extrañen si muero, no sirvo para nada y mis buenos sentimientos duran siempre muy poco. No soy de afectos eternos, ni amistades perpetuas. El amor en serio me llegó tarde y no hizo más que hacerme la humana más amarga, vacía y muerta en vida que pudiera existir. Lo peor es que a pesar de ya no importarme aquello, mi espíritu siguió igual y nunca se recuperó. Tampoco conseguí sentir ni entusiasmo, ni alegrías, ni una cuota mínima de felicidad. Lo único que conseguía hacerme sentir "bien", era drogarme hasta la inconsciencia [o hasta mejor dicho, la peor cordura existente] pero sin dolor. Sin sufrir. Anestesiada. 

Terminé odiando a alguien que me era muy necesario y ya ni eso alegraba mi triste espíritu. Pero bueno. 

Así es la vida. 

Me encantaría decir "Adiós a todos, no todo fue tan malo", pero sé que aunque lleve una vida repugnante, saldré viva de esa porquería de clínica y seguiré acumulando odio y rabia. 

Buenas noches.